Social Selling

social selling

Social Selling

Así como el comportamiento de los consumidores ha cambiado a la hora de realizar una compra, debemos hacernos el siguiente interrogante ¿Necesitamos modificar y actualizar también la manera de cómo vendemos a nuestros clientes?

Suena lógico, pero el problema está en que muchas empresas aún siguen utilizando las mismas estrategias y herramientas de ventas desde hace 20 años.

Entrando en contexto, el Social Selling consiste en utilizar las redes sociales como herramienta comercial para conseguir ventas a través de la atracción, relación e interacción, por medio de estrategias de branding, comunicación y marketing.

Es decir, busca dejar a un lado correos no solicitados y llamadas en frio que solo consigue alejar más a los clientes potenciales, por estrategias en redes sociales más eficaces que demuestren confianza y relación con expertos.

¿Puede una empresa vender de manera tradicional sin emplear Social Selling? Totalmente. Pero… ¿Seguirá vendiendo en los próximos años o a nuevas generaciones? En este caso, estará perdiendo un gran porcentaje de clientes.

No importa si tu empresa se dirige a B2B o B2C, en ambos modelos el Social Selling esta ganando cada vez más impulso.

Si hablamos de B2C (Business to Customer – Empresa a consumidor), el Social Selling es imprescindible. En la actualidad, casi todas las empresas de este modelo ya gestionan redes sociales como herramienta de venta para llegar a clientes potenciales.

Se considera que en B2B, la estrategia de ventas por medios sociales consigue conectar y fidelizar mas con los clientes y que ellos se sientan identificados con la marca, lo cual genera mayores ventas.

Por otro lado, si hablamos de B2B (Business to Business – Empresa a Empresa), LinkedIn se ha vuelto aliado de todos los profesionales para buscar información a la hora de realizar una compra. Haciendo referencia a LinkedIn ya que es la red social “para profesionales” o “red profesional” de preferencia.

Sin embargo, lo correcto es que el Social Selling no es una marca que entra a todas las redes sociales y realiza acciones para captar clientes sin ningún tipo de objetivo o estrategias previamente planteadas.

De esta manera solo va a conseguir causar ruido y ser una empresa mas en un mundo digital completamente saturado.

Toda acción de una empresa debe ser previamente interiorizada y definida en base a los objetivos de la organización y esta no es excepción. En una estrategia de ventas, además, tenemos que tener previamente un profundo conocimiento de nuestro cliente, cómo compra y por qué medios puedo llegar a él.

Por ejemplo, LinkedIn puede ser ideal para un perfil de cliente más profesional e Instagram un perfil ideal para un público joven. A pesar de ello, hay empresas que tienen un perfil de cliente que se ubica en ambas redes sociales.

En consecuencia, se necesita definir por qué canal, en este caso, por cual red social, para luego realizar un plan de ventas a través del Social Selling en las redes sociales elegidas.

Una de las técnicas claves de esta herramienta es entregar un flujo constante de conocimientos e información a través de contenido relevante, con el fin de busca impactar sobre las decisiones de compras y lograr que el representante de ventas se convierta en líder de opinión en el canal social elegido.

Por tanto, no se busca con esta herramienta realizar procesos de ventas, sino más bien guiar y facilitarle al cliente la compra.