Hacer buenas preguntas

cartas al ceo

QUERIDO CEO:

Hacer buenas preguntas es fundamental para el liderazgo. Las preguntas son la puerta que abre el conocimiento y la comprensión, la base del pensamiento crítico y la resolución de problemas. Saber qué preguntar y cuándo es todo un arte para que obtengas las respuestas necesarias y dirigir a tu equipo. Hacer buenas preguntas es una de las habilidades clave de un CEO.

Las preguntas ayudan a las personas a aclarar sus ideas y encontrar soluciones. Cuando somos cuestionados sobre un tema que nos concierne y nos incentivan a buscar nuestras propias respuestas, nos sentimos más comprometidos con la solución que si ésta viene impuesta o sugerida por otra persona.  Todos tenemos conocimiento en nuestro interior.

Fue Sócrates, a través de su “Método Socrático”, quien abrió el camino hacia ese conocimiento interior del ser humano a través de la Dialéctica (método para alcanzar la verdad cuestionando los conceptos formados, transferidos o adquiridos); y no tratando de enseñar a sus discípulos, sino de que éstos aprendieran. Cuando haces preguntas, el tono de voz es importante para generar un clima de confianza.

Un tono incorrecto puede producir respuestas contrapuducentes. Lo importante es crear un ambiente distendido que motive a las personas a comunicar informaciones relevantes sobre sí mismas y a expresar sus preocupaciones y motivaciones. Antes de hacer una reunión, es recomendable que prepares los objetivos y las preguntas que te permitan dar respuesta a los mismos.

Hacer las preguntas correctas es un arte que puedes aprender y entrenar. Realizar preguntas creativas invita a plantear nuevas ideas, nuevas soluciones para adaptarse a un mundo que está en constante cambio. Todo lo que sabemos del mundo ha surgido de la curiosidad y cuestionamiento. Realizando preguntas estratégicas puedes lograr que tu equipo se replantee cuestiones, reflexione, innove y pase a la acción. Recuerda, apreciado CEO, la importancia de utilizar un tono de voz optimista y seguro. Y persevera.

Como decía Einstein lo importante es no dejar nunca de preguntar.