Branding, hacer y construir marca

branding

Cuando hablamos de una marca, generalmente la asociamos con unas características, valores y personalidad, basándonos en la percepción de lo que nos comunica a través de sus acciones. Branding, es hacer y construir  marca, para que los clientes y el entorno nos perciban como queremos que se refleje la empresa. Por tanto, el branding establece la dirección, liderazgo, objetivos, inspiración y energía para el activo más valioso de una empresa: su marca.

Cuando hacemos una estrategia de branding, se construye la identidad de la empresa con el fin de diferenciarnos de la competencia y elevar su propuesta de valor.

Al crear una estrategia de marca consistente y coherente de la organización se mejora la relación y conexión con el público objetivo, ya que a las personas les gusta comprar, colaborar y conectar con marcas que se asimilen a sus valores personales.

Cuando una empresa tiene una estrategia de branding definida también permite aumentar el sentido de pertenencia del equipo, ya que genera conexión emocional del empleado con la marca.

Cuando las personas se sienten parte de la organización y comparten los valores y objetivos con la marca, aumenta su lealtad y por tanto, es capaz de reforzar la comunicación de la marca con los clientes.

Por otro lado, cuando le estableces una identidad a la empresa, aportas la guía y estructura para una toma de decisiones coherentes y alineadas. Al determinar el tipo de cultura, misión y visión con la que se identifica la marca sirve como punto de partida para todas las estrategias y acciones que implementen.

Se debe tener claro que los elementos visuales de la marca no es únicamente lo que comprende una estrategia de branding, más bien, son aquellos elementos emocionales que tu empresa desea trasmitir lo que va a definir toda la estructura.

La marca deberá pasar por una previa reflexión de que lo que desea reflejar  basándose en sus fortalezas, relacionándolo con  lo que es y lo que brinda a sus clientes, para que su identidad sea realmente sólida.

Por tanto, al hacer y construir marca impulsas al equipo, alineas los objetivos, aumenta tu rentabilidad e inspiras y fidelizas a tus clientes.